• 491
  • 0

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida en la que la fecundación del óvulo se produce in vitro, es decir, en el laboratorio. Este procedimiento se puede llevar a cabo de forma clásica (FIV convencional) o mediante la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

Generalmente usamos el término FIV para referirnos a la FIV convencional y utilizamos el calificativo FIV-ICSI o, simplemente, ICSI para la inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

El objetivo de estos dos métodos de FIV es el mismo: favorecer la fecundación del óvulo por un espermatozoide para dar lugar a un embrión. Sin embargo, existen diferencias entre ambas técnicas.

En la ICSI el espermatozoide se inyecta directamente en el óvulo para favorecer la fecundación. En la FIV convencional, el óvulo se deposita en una placa de cultivo, en la que también se dejan miles de espermatozoides, previamente seleccionados por su potencial de fecundación, pero será el más capaz el que entre en el óvulo, de forma autónoma y sin ningún tipo de ayuda, para poder atravesarlo y fecundarlo.

La elección entre una técnica y otra dependerá de lo que determine el equipo médico, tras analizar y valorar cada caso concreto.

La ICSI se emplea, sobre todo, en casos de factor masculino severo, es decir, cuando hay pocos espermatozoides, estos son lentos o no tienen la forma correcta.

Otras indicaciones de ICSI serían:

  • Fallos de fecundación en ciclos previos con FIV convencional.
  • Fallos repetidos de ciclos de Inseminación artificial.
  • Cuando tenemos planeado realizar Diagnóstico Genético Preimplantacional .
  • Presencia en el cuerpo de la mujer de anticuerpos anti-espermatozoides.
  • Si el tratamiento se realiza con ovocitos vitrificados.
  • Cuando la muestra espermática se ha obtenido por biopsia de testículo o aspiración de epidídimo.
  • Muestra seminal valiosa.
  • Escaso número de óvulos.

Otra diferencia entre la FIV Y LA ICSI sería la denudación o decumulación de los ovocitos. Este es un proceso que se realiza a los óvulos antes de microinyectar los espermatozoides cuando se va a emplear la técnica de ICSI. La denudación consiste en eliminar las células del cúmulo que rodean al ovocito, para facilitar la introducción del espermatozoide en el mismo, algo que no se realiza En la FIV convencional, la decumulación no se hace antes de la fecundación, sino tras esta. La eliminación de las células del cúmulo en la FIV clásica se realiza en el día 1, cuando se va a evaluar si ha habido o no fecundación.

Puede haber tendencia a pensar que la ICSI es más efectiva que la FIV convencional. Sin embargo, cuando los espermatozoides son normales y no presentan ningún problema de cantidad, morfología o motilidad, se ha demostrado que realmente no existe una diferencia en cuanto a la tasa de embarazo entre ambas técnicas. Por lo que NO hay una técnica mejor que otra, sino que dependerá de cada caso.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *