• 228
  • 0

Cada persona es diferente, desde su anatomía hasta su estilo de vida. Conocemos que nuestros  hábitos pueden repercutir en nuestra salud, pero nos hemos puesto a pensar en ¿cómo podría  afectar nuestra fertilidad? 

Generalmente cuando hablamos de infertilidad o problemas de concepción consideramos más  importante a la salud reproductiva de la mujer, pero no debemos menospreciar al factor  masculino al momento del tratamiento de reproducción asistida. Aproximadamente el 60% de  casos de infertilidad masculina se asocian a enfermedades genéticas, obstrucciones en el  aparato reproductivo y a infecciones, pero el restante 40% no tiene una etiología conocida.  

Sin embargo, en los últimos años se ha mostrado mucho interés por un factor que posiblemente  explique esta infertilidad sin causa. Este factor sería el ambiental o externo, teniendo efectos  negativos sobre la calidad seminal, generando un aumento de anomalías espermáticas e  infertilidad. Estos factores externos pueden influir de cierto grado en la espermatogénesis. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los factores ambientales que pueden impactar  la salud son físicos, químicos, biológicos, sociales y psico-sociales, esto incluiría cualquier tipo de  estrés, contaminación ambiental, radiación, consumo y exposición a químicos, un déficit o  exceso de ejercicio.

Compuestos químicos  

Un factor que afecta negativamente la fertilidad masculina y la calidad espermática es la  exposición a un químico llamado Bisfenol A (BPA, por sus siglas en inglés). Este compuesto está  presente en plástico de policarbonato que se usa con mucha frecuencia en los empaques de  comida. Debido a su amplio uso, se han estudiado los efectos que tiene sobre la salud humana.  A partir de múltiples investigaciones se ha determinado que es un disruptor endocrino y es  tóxico para el sistema reproductivo cuando la exposición es prolongada y en concentraciones  mayores a 50 μg/kg/día. 

● El BPA tiene la capacidad de unirse fácilmente a receptores de andrógenos, de manera  que disminuye la actividad androgénica y altera el patrón hormonal normal.  

● En cuanto a la calidad seminal, el BPA causa una baja concentración espermática,  motilidad y viabilidad, como también un aumento en alteraciones morfológicas de los  espermatozoides y daño en el ADN de estos.

Recomendaciones:  

● Utilizar productos libres de BPA  

● Evitar reusar empaques plásticos no etiquetados 

● Evitar exponer estos contenedores al calor.  

● Reemplazar el plástico por recipientes de vidrio y acero.  

● Evitar la exposición a agentes y compuestos químicos utilizados en plástico, disolventes y pinturas.  

Radiación 

Por la coyuntura del COVID-19 y la nueva modalidad del trabajo remoto, las personas están bajo  un constante estrés psicológico y también físico. Durante este periodo de pandemia la  exposición a dispositivos electrónicos ha aumentado y la espermatogénesis podría verse  afectada por la radiación emitida por estas fuentes: como celulares, laptops e incluso Wi-Fi o el  mismo calor generado por la laptop. La sobreexposición a estos aparatos puede provocar una  alteración hormonal y en la calidad espermática.  

● Causa una reducción en el recuento, motilidad, morfología y viabilidad de los  espermatozoides.  

● Asimismo, disminuye la presencia de antioxidantes en el líquido seminal que protegen  a estas células del daño a su material genético.  

Recomendaciones:  

● Evitar el posicionamiento de los aparatos electrónicos sobre el vientre o piernas. 

● Reducir el tiempo de uso de esta tecnología. 

● Suplementar la dieta con antioxidantes. 

Actividad Física  

Otros factores que contribuyen a la infertilidad y pobre calidad seminal es el exceso de actividad  física, o la ausencia total de este. Se sabe que el ejercicio de forma moderada durante la semana  mejora los parámetros seminales, pero el ejercicio intenso puede causar un déficit energético  alterando los ejes hipotálamo hipofisiario testicular y adrenal. En este caso, los parámetros  seminales son impactados negativamente, pudiendo disminuir la concentración, motilidad y  morfología de los espermatozoides. Sabemos que la inactividad física lleva a la acumulación de  grasa corporal, causando estrés oxidativo, el cual podría inducir daño en los testículos y  espermatozoides  

Como hemos podido observar, la calidad seminal es un excelente indicador que refleja cómo  está llevando su vida cada individuo y qué medidas puede tomar para mejorar o regular su salud  y fertilidad. Los factores mencionados son unos de los muchos hábitos que debemos tomar en  cuenta para poder cuidarnos y prevenir. Todos debemos aprender a ser más conscientes con el  mundo y nuestros cuerpos, usando productos no tóxicos; alejarnos un poco más de lo  electrónico y tecnológico, y darnos cuenta que los excesos no son buenos.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *